jueves, 1 de septiembre de 2016

MARCO DE MADERA PARA CUADRO O LÁMINA

¡Hola de nuevo! Ando un poco desconectada últimamente, así que, si veis que no he pasado por vuestras casitas ha sido por eso. Es lo que tienen las vacaciones... pero ya la rutina se va a ir imponiendo de nuevo y volveremos a meter cada actividad en su sitio, con su horario y demás... bueno, todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, jeje...

Y entrando ya en los quehaceres blogueriles, aquí estoy con el primer marco que he hecho, ¡desde cero! Y es que mi padre, que es un auténtico artista con el pincel, el óleo y la acuarela, entre otras cosas, pues, además, suele hacerse sus propios marcos y nos hace a nosotros cuando necesitamos. Y yo me decía... "y eso, ¿no podré hacerlo yo?" Y ahí andaba, con muchas ganas de probar a hacer uno. Para ello me fijé en otros que ya tenía y ¡tira millas!, a ver qué pasa...



Voy a ver si soy capaz de explicarlo y me hago entender...: compré dos tipos de molduras, una más plana y con cierta ondulación (será la que se vea, el frente), y un listón de sección cuadrada (formará parte de la trasera del marco)
Lo primero fue encolar los dos: el listón pegado con cola blanca en la parte plana, trasera, de la moldura principal. Para asegurar un buen pegado los sujeté con pinzas.


Ahí está el pato Lucas, "A sus órdenes! Pegando las dos maderas!" jeje...


Con la ingletadora que me regalaron en mi cumple (qué cosas se pide una para su cumpleaños...), pasé a cortar las piezas. Para ello es muy importante saber la medida del cuadro o lámina que queremos enmarcar y lo que queremos que quede a la vista. Esto nos dará la medida interior de cada pieza que cortemos. En la siguiente imagen se ve qué es la medida interior y la exterior. Como la foto es de la parte de atrás del marco, se ve también hasta dónde llegaría la lámina. Cada pieza lleva en sus extremos sendos cortes de 45 º.

Lo que realmente se vería de frente sería como el pedazo que está cortado en el centro.


Se encolan todas las piezas entre sí con cola blanca, colocándolas rectas y bien emparejadas. Suele venir bien apretar un poco para asegurar el encolado. No es necesario el artilugio de la imagen, pero a mi me vino bien. Otro regalo de cumple... :D

Yo aconsejo dejar de un día para otro, lo que haga falta, para que seque bien la cola. Si te fijas, está colocada una escuadra con su ángulo recto en la esquina, para asegurarse de que quedará bien y recto



Bueno, ya está el marco hecho. Queda pintarlo, barnizarlo... lo que se quiera.

Yo lo pinté con pintura blanca.


Sobre la pintura, en mi caso, quise hacer un craquelado. Así que utilicé uno en dos pasos: sobre la pintura, el paso 1 y luego, el paso 2 (seguir las instrucciones)

Para realzar las grietas que se habían formado, le di betún de Judea. No hay que dejar que se seque demasiado para pasar un trapo y quitarlo, de manera que solo quede en las grietas. Pero si te pasa ( como me ocurrió a mi :) ) puedes pasar cera transparente, que hace como de goma de borrar)


Y aquí está con la lámina que había elegido. Es el Hombre de Vitruvio, de Leonardo da Vinci. Como mi primer marco iba a ser regalo para mi padre, me pareció adecuada esta imagen, ya que él siempre ha tenido ideas estupendas e inventos para solucionar todo tipo de asuntos de bricolaje. Es nuestro "Leonardo particular..."


Y aquí, junto a una maqueta hecha por él hace unos años.


Bueno, gracias por leerme hasta aquí. Espero que te haya gustado y que las explicaciones hayan quedado claras. De todas formas, si no fuera así y quisieras alguna aclaración, no dudes en ponerte en contacto a través de mi correo-e: marmenhel@gmail.com

¡¡Besos!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...