sábado, 12 de diciembre de 2015

ADORNOS DE NAVIDAD: OLENTZERO Y PAPÁ NOEL

¡Buen día a todos!
Hoy me paso por aquí para enseñaros unos adornos de Navidad que hice hace muuuuuchos años, cuando mis chicos eran pequeños. Evidentemente, no tengo fotografías del proceso, ya que por aquel entonces yo ni sabía qué era un blog ;)


Aunque tienen sus añitos, los llevo poniendo desde entonces para decorar un rincón del salón en estas fechas.



En su día cogí la idea de una revista sobre manualidades con niños para Navidad. En ella aparecía el Papá Noel. Y lo hice, pero, ya que estaba con las manos en la masa, adapté la figura para hacer, además, nuestro querido Olentzero.



¿Quieres saber algo más de este personaje? Esta vez me ha ayudado mi chico pequeño para esta entrada: me ha escrito la leyenda del Olentzero para que la conozcáis, o al menos, una de ellas... Ahí la tenéis:

"Había una vez, hace muchísimos años, un chaval que vivía en una chabola en los bosques del Pirineo Navarro, llamado Olentzero. Trabajaba todos los días del año haciendo carbón. Pero sus padres (o “aitas” para él) murieron.
Y con el tiempo, Olentzero fue envejeciendo y entristeciendo. Pensó que quizá sería más feliz ayudando a los niños de una casa cercana que también se habían quedado sin padres. Como Olentzero era muy hábil haciendo cosas con las manos, se dispuso a hacer juguetes para los niños. Cuando acabó, los metió todos en un saco y marchó al pueblo contento pensando en lo que iba a hacer. Los niños, se quedaron todo el día con él, y pronto se extendió la noticia de que un carbonero iba repartiendo regalos por el pueblo.
Un día, de camino al pueblo para vender carbón, un rayo cayó en una casa y Olentzero fue inmediatamente a ayudar a la gente que se encontraba en el interior. La casa estaba ardiendo, y  Olentzero salvó a todos, pero cuando volvió a entrar para comprobar que no quedaba nadie, una viga cayó sobre él. Su corazón se paró. Y la gente a la que había salvado lloró su muerte. Pero momentos después, un hada (supuestamente el hada que le cuidó cuando era niño) apareció y le dijo: “Olentzero, tú has sido un buen hombre, lleno de fe y de buen corazón, has dedicado toda tu vida a hacer cosas para los demás, y has dado hasta tu propia vida para salvar a otras personas. Por lo tanto no quiero que te mueras, yo quiero que vivas para siempre: de ahora en adelante, harás juguetes y regalos para los niños que no tienen padres”
  Y a partir de ese momento Olentzero siguió repartiendo regalos cada vez que iba al pueblo a vender carbón."


Desde entonces, Olentzero nos visita la noche del 24 de diciembre para repartir alegría en todas las casas.

¿Te ha gustado?



Espero que, sea en la forma que sea, alguno de estos maravillosos personajes os visite a todos en vuestros hogares y os reparta toda la felicidad que merecéis.



Con estos trabajillos y esta historia navideña participo en el Reto Desvanero de Rebeca. Pasa por allí. ¡Te gustará! 

Un beso enorme y ¡Feliz Navidad!
Gabon zoriontsuak!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...