martes, 18 de agosto de 2015

MANUALIDADES CON UN PUNTO DE NOSTALGIA...

¡Saludos a todos! ¿Qué tal llevamos agosto? Parece que el calor ya ha ido cediendo, no? ¿Y vuestros trabajillos? A pesar del verano, vacaciones, y demás, veo que hacéis un montón de cosas.
Por aquí algo hacemos, cositas sencillas, pero ya van saliendo. Y entre otras cosas, como os decía algún día, también es tiempo de limpieza, de esos momentos en que sacas cajas del trastero, las revisas, sacas cosas para donar, y... algunas siempre vuelven de nuevo a las cajas. Y es que yo me resisto a deshacerme de ciertas objetos, por los recuerdos que me traen, por un cariño especial...

Y eso es lo que os enseño hoy aquí, algunas cosillas de bebé (de mis hijos, claro) que hice en su día (hace ya mucho, eh?) a mano y que no dejan de ser eso, manualidades diferentes de las que hago ahora, pero que estaré encantada de retomar si se tercia (algún encargo, algún regalo...)

Lo primero que tengo por aquí es una mantita, suave, como un chal, en tono beige y con unos botones (que no se ven muy bien) con unos ositos.


La verdad es que después he hecho bastantes mantitas más para regalar. No tengo fotos, pero han sido muy variadas en colores (más neutras, grises y blancas, o más coloridas y atrevidas, con naranjas y verdes...). Me gusta hacer punto, pero nunca he pasado de hacer cosas cuadradas o rectangulares (bufandas) :) ¡Habrá que aprender a menguar y aumentar...!



Luego está el punto de cruz. Cuando estaba en el colegio hicimos típico trapito con un montón de cenefas con punto de cruz (hace muuuucho, muuucho tiempo...). Pero también me ha gustado y lo retomé cuando nació mi primer hijo. Les hice a los dos baberos, toalllas... También he hecho bastante para regalar (sin fotos... ayyy...). Y de lo que ha aparecido, os enseño esta capa de baño. Bueno, no sólo el motivo a punto de cruz, la toalla entera está hecha a mano (me ayudó mi madre con algunas cosas, ella sabía mucho de costura...), pero recuerdo cómo puse el bies todo a mano, puntada a puntada... porque por aquel entonces no tenía máquina de coser.



Y por último, un babero hecho también a mano entero, con un parche de esos adhesivos como adorno. También puntada a puntada. Ahora, como os digo, tengo máquina y quiero aprender más para sacarle más partido (tantas cosas quiero hacer..., pero poco a poco)



Bueno, pues eso es todo por hoy. Como os comentaba, tienen su puntito nostálgico, te acuerdas de ellos cuando eran unas enanillos y los ves ahora, hechos unos chicarrones... (Bufff, cómo pasa el tiempo!)

Qué paséis buena semana. Gracias por vuestras visitas y comentarios.
¡Nos "vemos"!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...